Corte Suprema de Justicia de la Nación falló a favor de la protección de los Humedales

El último 15 de septiembre, tras un pedido de amparo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) ordenó frenar la construcción de un barrio privado en Entre Ríos para proteger los humedales. De ese modo, se suma un nuevo capítulo en el que la CSJN toma posición a favor de la protección ambiental.

El fallo

La sentencia define la acción de amparo ambiental colectiva que interpuso Julio Majul contra la Municipalidad de Pueblo General Belgrano, la empresa Altos de Unzué (constructora del barrio en cuestión) y la Secretaria de Ambiente de la Provincia de Entre Ríos. El conflicto se remonta a 2012 cuando Altos de Unzué comenzó la construcción, sin la autorización necesaria para las tareas, de un complejo residencial y hotelero en una zona declarada área natural protegida. Estas obras no sólo representan un daño irreversible para el ecosistema, sino que los diques levantados son una amenaza de inundación para los habitantes de las zonas cercanas al Río Gualeguaychú. En la figura N°1 se precisa la ubicación geográfica del conflicto

Figura N°1: Localización geográfica del proyecto “Barrio Náutico Amarras de Gualeguaychú”

Si bien un juez de primaria instancia hizo lugar a la acción de amparo presentada y ordenó el cese de las obras, posteriormente el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Entre Ríos revocó la sentencia en base a que la Municipalidad de Gualeguaychú había realizado una denuncia previa en sede administrativa con anterioridad a la interposición de la acción de amparo, lo que resultaba inadmisible. En su fallo, la CSJN desestima la interpretación del Superior Tribunal provincial, quien al dar primacía a la vía administrativa vulneró el derecho a una tutela judicial efectiva, desconociendo que, en los temas ambientales, los criterios deben ser amplios y siempre deben primar el derecho de las personas a vivir en un ambiente sano y el principio precautorio ser la regla. Más aún porque el Tribunal provincial no tiene en cuenta que los sistemas de humedales son declarados por la constitución provincial como libres de construcciones de obras de infraestructura a gran escala que puedan degradarlos.

Este fallo reviste una relevancia fundamental para los humedales en nuestro país ya que pone en discusión al menos tres aspectos: la problemática del avance sobre los humedales, la falta de aprobación de una ley de presupuestos mínimos y el rol que cumple la justicia como garante de los derechos ambientales. Es importante entender que, además, el fallo tiene una importancia institucional sustantiva, ya que sirve de modelo para fijar las pautas de futuros proyectos.

Humedales: Estado de situación en Argentina

Una de las primeras cuestiones que pone en agenda el fallo es comprender qué es un humedal. Según el informe “Regiones de Humedales en Argentina” elaborado y publicado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS, 2017), “un humedal es un ambiente en el cual la presencia temporaria o permanente de agua superficial o subsuperficial causa flujos biogeoquímicos propios y diferentes a los ambientes terrestres y acuáticos. Rasgos distintivos son la presencia de biota adaptada a estas condiciones, comúnmente plantas hidrófitas, y/o suelos hídricos o sustratos con rasgos de hidromorfismo”. Esta definición de humedal surgió tras una serie de talleres en que funcionarios de la SAyDS participaron junto con expertos en la temática en vistas de completar el Inventario Nacional de Humedales. En estos talleres participaron: expertos del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental (3iA) de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), del Grupo de Investigación en Ecología de Humedales (GIEH) y de la Fundación Humedales. El gráfico N°1 intenta demostrar las condiciones ambientales que debe tener un humedal.

Gráfico N° 1: Esquema de Humedales

Fuente: Kantus et al, 2011, pp. 268

La definición propuesta por la SAyDS “pone en evidencia que son los aspectos funcionales (relacionados a las características ecosistémicas) de la presencia del agua, y no los estructurales (relacionados más con la distribución en el espacio), los que brindan la base para comprender el concepto de humedal” (Kandus y Minotti, 2018). De esta forma, es posible encontrar humedales en estructuras como bosques, pastizales, praderas, salares o cuerpos de agua libre, como muestra la figura N°1.

Figura N° 1: Imágenes sobre humedales en Argentina

Fuente: Kandus y Minotti, 2018, pp. 156.
a)bosque inundable, Riacho Formosa; b) bosque ribereño, Delta del Paraná; c) vega en la Puna Jujeña; d) cañada en la Cuenca del Río Lujan, Buenos Aires; e) geiser y arroyo de aguas calientes, ANP Domuyo, Neuquén; f) praderas marinas de Macrocystis pirifera rodeando las islas del Canal de Beagle, Tierra del Fuego; g) bañado La Estrella, Formosa; h) marisma costera en San Clemente del Tuyú, Buenos Aires

En Argentina, el 21,5% del territorio está compuesto por humedales que brindan importantes servicios ecosistémicos (Kandus y Minotti, 2018). Entre otras cosas: disminuyen los efectos de las inundaciones, son reservorios de agua para consumo y producción, mejoran la calidad del agua, retienen contaminantes y capturan dióxido de carbono. A pesar de estos beneficios ecosistémicos, los humedales son amenazados por diferentes actividades que se contraponen a su sostenibilidad. Entre las más importantes se encuentran: la expansión de la frontera agropecuaria, la urbanización de barrios privados y la producción minera. Justamente, producto de la presión de productores asociados a esas tres actividades, en Argentina no se ha logrado sancionar aún una Ley de Presupuestos Mínimos de Humedales.

En dos oportunidades (2013 y 2015), la Cámara de Senadores de la Nación le dio media sanción a dos proyectos que tenían como objetivo regular las actividades humanas sobre los humedales. Sin embargo, en ambas ocasiones, el proyecto no fue tratado en las comisiones legislativas correspondientes de la Cámara de Diputados y perdieron estado parlamentario. Ambos proyectos establecían la realización de un Inventario Nacional de Humedales por parte de la SAyDS, la elaboración de leyes provinciales de Ordenamientos Territoriales de Humedales y la disposición de un fondo económico pensado para compensar a los propietarios públicos y privados que protegieran los humedales. No obstante, el poder de lobby de sectores empresariales ligados a las actividades agropecuarias y de la minería del litio y legisladores representantes de algunas provincias que cuentan con una gran cantidad de humedales en sus territorios (entre ellas, Entre Ríos, Formosa, Corrientes, Salta y Jujuy) lograron obstaculizar la sanción la mencionada ley.

Hoy en día, los humedales están retrocediendo a nivel mundial y regional. Según estimaciones del organismo de monitorear la Convención Ramsar sobre Humedales (ONU, 1971), desde 1970 a 2015 se ha perdido el 35% de los humedales a nivel mundial, como muestra el gráfico N°2. Sin embargo, el dato alarmante del informe es que América Latina lidera el ranking, ya que, en ese período, se perdió el 59% de los humedales (Convención Ramsar, 2018).

Gráfico N°2: Índice de tendencias de la extensión de los humedales y tendencias mundiales y regionales de las áreas de humedales naturales desde 1970.

Fuente: Convención Ramsar (2018)

Ante ese escenario, el Estado nacional aún no cuenta con una normativa que garantice su protección. No obstante, el reciente fallo de la CSJN pone en agenda varias cuestiones. En primer lugar, da cuenta de los efectos negativos que producen las actividades productivas (en este caso, la expansión inmobiliaria) en los humedales. En segundo lugar, le señala al estado provincial (tanto al poder ejecutivo como al judicial) que debe hacer valer el principio constitucional del derecho al ambiente sano establecido tanto por la constitución nacional como por la provincial. En tercer lugar, muestra el posicionamiento del poder judicial, especialmente de la CSJN como un actor central para la puesta en práctica de los derechos ambientales. En cuarto lugar, refuerza la apelación al principio precautorio como un recurso central para la protección ambiental. Por último, de manera indirecta, da cuenta de la necesidad de que el Congreso de la Nación ponga en discusión y apruebe una Ley de Presupuestos Mínimos que proteja a estos ecosistemas.

Bibliografía

Convención de Ramsar sobre los Humedales (2018) Perspectiva mundial sobre los humedales: Estado de los humedales del mundo y sus servicios a las personas. Gland (Suiza): Secretaría de la Convención de Ramsar.

Kandus, P. et al. (2011). “Ecosistemas de humedal y una perspectiva hidrogeomórfica como marco para la valoración ecológica de sus bienes y servicios”, en Laterra, P.; Jobbagy, E. y Paruelo, J. (eds.): Valoración de servicios ecosistémicos. Conceptos, herramientas y aplicaciones para el ordenamiento territorial. Buenos Aires, Ediciones INTA.

Kandus, Patricia y Priscila, Minotti (2018) Vivir sin humedales. En Elena María Abraham, Rubén Quintana y Gabriela Mataloni (eds.) Agua + Humedales. San Martín: UNSAMEdita.

Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (2018) Regiones de Humedales de Argentina. Buenos Aires: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Lucas M. Figueroa y Ana B. Stevanato, Equipo GAP, septiembre 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s